martes, 24 de junio de 2014

Gustav Mahler: "Ich bin der Welt abhanden gekommen"

Dietrich Fischer-Dieskau, barítono
Orquesta Filarmónica de Berlín
Karl Böhm, director

Música de Gustav Mahler (1860 - 1911) y texto de Friedrich Rückert (1788 - 1866).

Los Rückert-Lieder son un ciclo de cinco canciones para voz y orquesta, o piano, compuestas por Gustav Mahler entre junio de 1901 y agosto de 1902, sobre textos del poeta alemán Friedrich Rückert.

Las canciones que lo integran son:

1.       Blicke mir nicht in die Lieder!
2.      Ich atmet’ einen linden Duft
3.      Ich bin der Welt abhanden gekommen
4.      Um Mitternacht
5.      Liebst du um Schönheit
 
Las cuatro primeras se interpretaron por primera vez el 29 de enero de 1905 en Viena, con Gustav Mahler en el podio, en una velada donde también se interpretaron los Kindertotenlieder, con textos, así mismo de Friedrich Rückert. La última canción, Liebst du um Schönheit, no fue orquestada por Gustav Mahler; lo hizo Max Puttmann, un empleado de su primer editor. 

Estrictamente hablando, el corpus de estas canciones no representa un ciclo ya que son todas ellas independientes. Pero sí fueron publicadas en conjunto y se suelen interpretar todas juntas. De ahí su nombre de Rückert-Lieder.

En la publicación original, bajo el nombre de Sieben Lieder aus letzter Zeit (Siete canciones de los últimos tiempos), en 1910, por C. F.  Kahnt de Leipzig, a las cinco canciones de Rückert se unieron Revelge y Der Tamboursg’sell ambas sobre poemas de Des Knaben Wunderhorn.

El siglo XX supuso no solo la incorporación de nuevos lenguajes compositivos, sino también un cierto declive provocado por el cambio de la función social de la música y las prácticas de consumo musical. Esto motivó que el Lied saliera del salón doméstico para integrarse en la sala de conciertos, dejando de ser una música íntima para convertirse en un género de concepción sinfónica. En este proceso, Gustav Mahler desempeñó un papel crucial y no es casual que los Rückert-Lieder, creados en los albores del nuevo siglo, fueran originalmente escritos con acompañamiento orquestal.  Su instrumentación varía de una canción a otra. Para la interpretación del conjunto se necesita: dos flautas, dos oboes, (uno d’amore), corno inglés, dos clarinetes, dos fagotes, un contrafagot, cuatro trompas, dos trompetas, tres trombones, tuba, celesta, arpa, piano y cuerdas.
 

Ich bin der Welt abhanden gekommen 
 
Ich bin der Welt abhanden gekommen,
Mit der ich sonst viele Zeit verdorben,
Sie hat so lange nichts von mir vernommen,                  
Sie mag wohl glauben, ich sei gestorben!
 
Es ist mir auch gar nichts daran gelegen,
Ob sie mich für gestorben hält,
Ich kann auch gar nichts sagen dagegen,
Denn wirklich bin ich gestorben der Welt.
 
Ich bin gestorben dem Weltgetümmel,
Und ruh' in einem stillen Gebiet!
Ich leb' allein in meinem Himmel,
In meinem Lieben, in meinem Lied!
He abandonado el mundo
 
 
He abandonado el mundo
en el que malgasté mucho tiempo,
hace tanto que no se habla de mí
¡que muy bien pueden creer que he muerto!
 
 
Y muy poco me importa
que me crean muerto;
no puedo decir nada en contra
pues ciertamente estoy muerto para el mundo.
 
 
 
¡Estoy muerto para el bullicioso mundo
y reposo en un lugar tranquilo!
¡Vivo solo en mi cielo,
en mi amor, en mi canción!

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.