viernes, 3 de julio de 2015

F. Chopin: Scherzo nº 2 en Si bemol menor, Op. 31

Krystian Zimerman, piano


Scherzo en italiano significa “broma”. La palabra comienza a aparecer asociada a la música en el Clasicismo. En el siglo XVIII, tras Haydn y Beethoven, era frecuente que uno de los movimientos de una Sonata para piano, una Sinfonía o un Cuarteto fuera un Scherzo. Formalmente el Scherzo era exactamente igual que un Minueto clásico. Tenía tres partes, A-B-A´. La dos partes exteriores son prácticamente iguales, y la del medio –denominada Trío, según Charles Rosen de manera ilógica, ya que no hay demasiadas similitudes con el género del Trío-, contrastante en el sentido de bajar la tensión, el movimiento y la textura. ¿En qué se diferencia entonces el Minueto del Scherzo? Pues en ese componente bromista. El metro, el compás, sigue siendo ternario, pero el ritmo es más rápido y, al mismo tiempo, más juguetón, más bromista, trasladando esa “alegría” también a la naturaleza de la línea melódica. Además es una pieza independiente de cualquier otro género: Sinfonía, Cuarteto…

Este es el tipo de Scherzo que nos encontramos en Chopin, evidentemente imbuido del estilo musical romántico, es más avanzado que el de sus predecesores en cuestiones armónicas, melódicas, etc. Chopin escribió sus cuatro Scherzi entre 1835 y 1843. La forma de los Scherzi nº 1, op. 20 en si menor, nº 2 op. 31, en si b menor y nº 4 op. 54, en mi mayor, es exacta al modelo antes explicado, es decir, existe una sección A, en la que se presenta un material que es el que dota de personalidad al Scherzo. Melódicamente responde a la perspectiva bromista que se espera, no sólo por el carácter virtuoso, si no por el contrastante y algo alocado concepto de la continuidad temática, muy cambiante, con recursos escalísticos, acordales y arpegiados como posibilidades que enriquecen el material. Luego llega la sección B, el Trío. Los cortes entre secciones en ocasiones se muestran tajantes, contundentes, con un simple golpe de acorde fortísimo que separa la sección de la que venimos -A- a la que vamos –B-, más delicada, de naturaleza más relajada, en ritmo, textura y melodía. Tras la sección B, vuelve A, pero modificada ligera o menos ligeramente, con la intención de concluir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.