jueves, 11 de diciembre de 2014

J. Brahms: Rondo alla zingarese del Cuarteto opus 25

Emanuel Ax; Piano
Isaac Stern, Violín
Jaime Laredo, Viola
Yo-Yo Ma, Cello
 
El Cuarteto en Sol menor se sitúa pues, todavía, dentro de la estética y el impulso juvenil muy "Sturm und Drang", del período schumanniano, en vida de Schumann, de Johannes Brahms, cuyas piezas más representativas podrían ser la Sonata para piano en fa menor, Op. 5 y el Trío para piano en Si mayor, Op. 8. Como en estas dos obras, Brahms se manifiesta un romántico pleno. Esto puede apreciarse muy bien en el Cuarteto, Op. 25, una de sus obras de cámara más aplaudidas e interpretadas.
Resulta magnífico por su amplitud el "Allegro" inicial, en forma de sonata un tanto libre (hay un segundo desarrollo tras la que parece recapitulación); el movimiento no gustó demasiado a su amigo el violinista y compositor Joseph Joachim, para quien había demasiadas audacias no bien justificadas. Sin embargo, el primer tiempo, además de esa grave introducción del piano, seguido por la cuerda, con el primer tema, despliega después una energía y un manejo del contrapunto y del variado material temático, realmente insólitos hasta entonces.
Schönberg lo supo ver, muchos años después, cuando escribió: "La habilidad más grande en un compositor es aquella de prever el futuro más lejano de sus temas y de sus motivos porque es bueno conocer anticipadamente las consecuencias y problemática interna de su material y debe organizar cada una de las cosas". Es, por ejemplo, interesante observar cómo Brahms relaciona lo generado por el bello segundo tema introducido por el violonchelo y retomado por el violín y la viola, con lo derivado del primero, utilizando el mismo motivo en semicorcheas para acompañar a ambos grupos temáticos.
 
Un electrizante Rondó a la zingarese pone fin a la obra. Cuando el Cuarteto se dio a conocer en Viena, la crítica llegó a decir que este rondó era una ofensa a las leyes del estilo. "No existen precedentes ni hay excusa para introducir en la música de cámara un movimiento basado totalmente en la métrica de una danza nacional", escribía el incompetente crítico. Joachim sí supo ver el mérito de Brahms en uno de esos movimientos llenos de fuerza telúrica y ritmo salvaje. El compositor conocía bien desde su juventud, gracias a su amistad con el violinista Eduard Reményi, el folklore de los zíngaros de Hungría, presente en ciertas obras de cámara de Haydn y en las famosas Danzas húngaras del propio Brahms, cuyas dos primeras colecciones se extienden entre los años 1858 y 1868. En el rondó del Cuarteto, Brahms imita incluso el sonido del "cymbalum". El oyente no puede sustraerse a la vertiginosa atracción de un ritmo que invita a la danza, llevándonos a la vez en volandas, y sin que opongamos la menor resistencia, hacia esos manantiales dispensadores del agua más fresca y pura.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.