martes, 1 de julio de 2014

Escena final de "Cita con Venus", film de István Szabo (1991)


Título original: Meeting Venus.
Director: István Szabó.
Producción: David Puttnam.
Guión: István Szabó y Michael Hirst.
Intérpretes: Glenn Close, Niels Arestrup, Moscu Alcalay, Johanna Ter Steege, Maite Nahyr, Víctor Poletti; Marian Labuda.

“Cita con Venus” es un drama musical producido en el Reino Unido en 1991. El prestigioso director de orquesta húngaro Zoltan Szanto (Niels Arestrup) es contratado para dirigir la ópera “Tahnhäuser” de Richard Wagner en París. Los comienzos son difíciles, unas veces debido a las exigencias de los sindicatos y otras a causa de los caprichos de algunos cantantes. Su primer encuentro con la diva sueca Karin Anderson (Glenn Close) es muy tenso, aunque con el paso del tiempo Zoltan y Karin se enamoran. Juntos intentan solventar todos los problemas surgidos en la ópera.

Conocida por sus papeles de mala malísima en “Las amistades peligrosas” y “Atracción fatal”, Glenn Close comenzó en el mundo del show business en comedias y, sobre todo, en espectáculos musicales como “Barnum”. De ahí le viene una afición por el canto que aquí se convierte en motor de una parábola sobre Europa y las barreras del idioma.

"Cita con Venus" no es una película de masas, es una película para los amantes de la ópera. Para los aficionados ofrece un retrato muy verídico de lo que se mueve en ese ambiente, y de ahí que se deje ver con agrado. Pero sobre todo, no hay que olvidar la música, LA MÚSICA y hay que destacar la banda sonora, que es aquí la gran protagonista.

Alrededor de la puesta en escena de una ópera se mueve todo un mundo, que en su mayoría no trasciende al gran público. Este ve sólo el resultado final, ignorante a menudo de la "trastienda" que ha tenido lugar durante los preparativos del montaje. El director István Szabó, que también ha sido director escénico de ópera, ha realizado una alegoría de la misma obra, "Tannhäuser" de Wagner, en el mismo lugar que le supuso al compositor una verdadera batalla con motivo de su representación en 1861, y el resultado es estremecedor, divertido en apariencia pero, en general, se parece mucho a un acontecimiento real.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.