domingo, 12 de abril de 2015

H. Purcell: Música para el funeral de la reina Mary, Z 27

Baroque Brass of London
Coro del Clare College de Cambridge

En el otoño de 1694 Londres se vio sorprendido por la viruela, con más de mil fallecidos. El rey Guillermo de Orange cayó enfermo, aunque quizás pudo deberse más a agotamiento que al brote epidémico. Su mujer se preocupó en cuidarle y cogió la enfermedad. Las crónicas nos cuentan que el 21 de diciembre, sabiendo su destino, puso en orden sus asuntos y dispuso cómo habría de ser su funeral. La soberana falleció el 28 de diciembre.
Dada la epidemia, el clima y la indecisión política, las exequias no se iniciaron hasta el 21 de febrero, planeándose el traslado del féretro a la Abadía de Westminster para el 5 de marzo. El historiador británico Narcisus Luttrell narra cómo se desarrollaron los acontecimientos: una ceremonia de gran solemnidad, con todas las tiendas de la ciudad cerradas y un cortejo monumental. Y a Purcell le correspondió componer la música.
Los avatares de esta composición no son muy claros, y la magnificencia del acontecimiento ha dado lugar a frecuentes distorsiones y exageraciones. Sí se sabe que la ceremonia contó con la presencia de los trompetistas y percusionistas reales y los miembros de la Capilla musical.
La composición de Purcell tiene una distribución muy clara: una Marcha fúnebre encomendada a cuatro trompetas y percusión; tres números conocidos como "Sentencias", con coro y órgano (que corresponden a tres anthems que Purcell había compuesto anteriormente), y entre cada una de ellas, una Canzona encomendada a las trompetas. La obra se cierra con la misma Marcha fúnebre.
Los trompetistas y percusionistas acompañaron al féretro por las calles, pero no se sabe si se utilizó música de Purcell. En su momento se rechazó que estos instrumentos tocaran en el interior de la Abadía, por lo que quizás la marcha fúnebre inicial fue la melodía interpretada durante el cortejo. La discusión ha llegado hasta casi nuestros días, arrojando luz el auge del movimiento historicista, que rechaza que en el funeral se utilizaran trompetas al uso, propias de celebraciones triunfales, sino trompetas de varas, un instrumento alargado con una vara que se desliza hacia atrás (a diferencia del trombón). La utilización de varas en lugar de pistones permite mayor gama cromática, incluyendo así tonalidades menores, propias de un funeral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.