lunes, 20 de abril de 2015

R. Wagner: Parsifal, Preludio del Acto I

Orquesta Sinfónica de la Radio de Frankfurkt
Jérémie Rhorer, director

Parsifal es un Festival sacro dramático-solemne en tres actos. El libreto es del compositor, basado principalmente en el poema medieval del mismo nombre de Wolfram von Eschenbach. El estreno se produjo en Bayreuth, el 26 de julio de 1882.
Parsifal está inspirada en la leyenda artúrica del Santo Grial. Para salvar al Rey Amfortas de una grave enfermedad, Parsifal debe recuperar el Grial de manos del mago traidor Klingsor y sus bellas huríes, entre las que destaca la malvada Kundry. La victoria de Parsifal se debe a que renuncia a la tentación del placer carnal, a su autarquía y ascetismo.
El preludio del Acto I nos conduce directamente al santuario del Grial. Se escucha la grave y solemne melodía cantada al final del primer acto durante las fiestas de amor divino de los caballeros. Estos no manifiestan, como en Lohengrin, el poder del Grial, saliendo al mundo desde un retiro misterioso, con caballeresco aparato para dar ayuda a los que sufren; sino que declaran aquí el divino poder del amor y de la fe que, revelándose él mismo al corazón humano, puede crear, entre las almas creyentes, una santa y fervorosa fraternidad al servicio de Dios.
Decía Nietzsche que en Parsifal Wagner se arrodillaba ante el catolicismo y rendía tributo a un ascetismo degenerado y absurdo. Nietzsche entendía que elogiar a un héroe que vence porque renuncia a sus instintos no es una más que un síntoma de decadencia y debilidad.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.