lunes, 29 de febrero de 2016

R. Wagner: El Oro del Rin

Orquesta de La Scala (Milán)
Director: Daniel Barenboim

Director escénico: Guy Cassiers

Wotan: René Pape
Donner: Jan Buchwald
Froh: Marco Jentzsch
Loge: Stephan Rügamer
Alberich: Johannes Martin Kränzle
Mime: Wolfgang Ablinger-Sperracke
Fasolt: Kwangchul Youn
Fafner: Timo Riihonen
Fricka: Doris Soffel
Freia: Anna Samuil
Erda: Anna Larsson
Woglinde: Aga Mikolaj
Wellgunde: Maria Gortsevskaya
Flosshilde: Marina Prudenskaya


El oro del Rin, ópera de cuatro escenas, con música y libreto de Richard Wagner (Leipzig, 1813 – Venecia, 1883), fue estrenada el 22 de septiembre de 1869 en el Real Teatro de la Corte (Hoftheater) de Múnich.
El oro del Rin (Das Rheingold) es la primera parte de la tetralogía El anillo del nibelungo (Der Ring des Nibelungen), la cual se compone de cuatro óperas: El oro del Rin, La valquiria, Sigfrido y El ocaso de los Dioses. Para componer dicha tetralogía, Wagner se inspiró en varias leyendas medievales y mitológicas, como la del Edda, el Völsungasaga y el Thidrekssaga (narraciones nórdicas) y La canción de los Nibelungos, entre otras, dando lugar a una de las creaciones más paradigmáticas del espíritu germánico y a la más extensa historia unitaria de la ópera. Wagner otorgó su propio significado al anillo (der Ring), joya que simboliza la determinación de gobernar que sólo puede conseguirse mediante la renuncia fatal al amor. Así mismo, añadió el tema de las maldiciones. Además, convirtió a los dioses con características humanas de las narraciones nórdicas en un reflejo de una sociedad que se desintegraba por momentos, como era la del siglo XIX.
Wagner inició la composición de El oro del Rin en 1853, cuando decidió ampliar su ciclo sobre Sigfrido. Esta parte de la tetralogía fue la última que se compuso pero la primera en ser estrenada (1869), ante la insistencia del rey Luis II de Baviera, que subvencionaba la obra. Posteriormente, en 1876, se estrenaría la tetralogía en la Festspielhaus de Bayreuth.
En El oro del Rin cabe destacar el preludio musical de 136 compases que representa los movimientos constantes del Rin, donde la música se eleva mientras asciende el telón.

La acción transcurre en el fondo del Rin y en parajes indeterminados, en época legendaria. Tres ninfas custodian el oro que se encuentra en el fondo del río. El gnomo Alberich (rey de los nibelungos) lo roba y hace con él un anillo mágico. El Dios Wotan ha ordenado a dos gigantes que levanten una fortaleza para morada de los dioses, ofreciéndoles a Freia, la Diosa de la Juventud, como recompensa. Pero ésta se niega y Wotan, de acuerdo con Loge, Semi-Dios del Fuego, decide apoderarse del oro y el anillo de Alberich para ofrecérselo a los gigantes. Alberich posee un yelmo mágico que le permite hacerse invisible y transformarse en diferentes animales pero, aun así, Wotan logra apresarlo y quitarle el anillo. Alberich lanza una maldición sobre todo aquél que desee el anillo. Los gigantes piden el anillo a cambio de liberar a Freia, y Wotan tiene que entregárselo, tras la intercesión de Erda, la Diosa de la Tierra. Seguidamente, uno de los gigantes mata al otro y huye con el oro y el anillo. Mientras Wotan y los demás dioses entran en la fortaleza mágica, Walhalla, las ninfas lamentan la pérdida del oro; Loge, que no puede entrar en la fortaleza por ser sólo un Semi-Dios, se burla de todos ellos y anuncia su futura caída.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.