miércoles, 20 de abril de 2016

A. Scarlatti: "Mi rivedi,o selva ombrosa", aria de "Griselda"

Dorothea Roeschmann, soprano
Academia de Música Antigua de Berlín
René Jacobs, director

Alessandro Scarlatti es junto a Steffani y Stradella una de las figuras claves de la Italia musical de finales del XVII y comienzos del XVIII. Está considerado el fundador del estilo napolitano y en su día fue uno de los autores de ópera más reconocidos en Europa.
Griselda es una ópera seria en tres actos, la última de las óperas de Scarlatti que han llegado íntegras a la actualidad. El libreto es de Apostolo Zeno (1668-1750) quien lo escribió en 1701, aunque tuvo revisiones de un autor anónimo. Ya le habían puesto música Pollarolo y Antonio Maria Bononcini. Más tarde, Albinoni, Giovanni Bononcini y Vivaldi producirían otras versiones. La historia está basada en el Decamerón de Boccaccio, alrededor de 1350. El rey de la Casa Saluzzo, Gualtieri, decide casarse con Griselda, una joven de origen humilde a quien hace pasar terribles situaciones como perder a sus dos hijos o hacerla creer que se casa con otra mujer para convencerse de que es la mujer perfecta. Al ver sus reacciones llenas de paciencia y comprensión, se da cuenta de que realmente es ella la mujer con la que quiere compartir su vida.
Griselda se estrenó en enero de 1721 en el Teatro Capranica de Roma con un elenco formado sólo por hombres (cinco castrati y un tenor). El aria que abre el segundo acto “Mi rivedi, o selva ombrosa”, es de gran factura. En ella la soprano ha de transmitir idealmente el conflicto que asola a Griselda cuando tras ser repudiada por el rey debe volver a sus humildes orígenes.


Mi rivedi, o selva ombrosa,
ma non più Regina e sposa.
Mi rivedi sventurata,
disprezzata pastorella.
È pur quello, Il patrio monte
questa è pur l’amica fonte,
questo è il prato, e questo è il rio.
E sol io non son più quella.
Me ves, una vez más, umbrío bosque,
ya no como reina y consorte:
Me ves como una desgraciada
pastorcilla despreciada.
Aquí está mi monte nativo,
la amistosa fuente,
el prado y el arroyo.
Pero yo no soy la misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.