jueves, 19 de febrero de 2015

G. Rossini: Il signor Bruschino, obertura

Orquesta Nacional de Francia
Enrique Mazzola, director
 
Il Signor Bruschino es una opera buffa de erróneas identidades e intrigas. La trama contempla a un muchacho y a su amada, quienes proyectan casarse a pesar de la eterna disputa de sus familias. Ella ha sido prometida por contrato a otro al que ni siquiera conoce. El enamorado se aprovecha de la situación y se hace pasar por el prometido, pero el engaño es descubierto cuando llega el novio oficial. Tras unos instantes caóticos y ante el asombro de todos, los verdaderos amantes consiguen su propósito.
En cuanto a la famosa obertura, Rossini exigió a los segundos violines de la orquesta que percutiesen rítmicamente las pantallas de las lamparillas con el arco de su instrumento. En total son 32 pequeños golpes que los músicos tienen que dar para introducir en su actuación un sonido muy alejado de lo habitual. La anécdota fue recogida por Stendahl, el primer gran rossiniano de la historia, pero con su característica inexactitud atribuyó este detalle a la obertura de La scala di seta, en la que esto no ocurre.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.