jueves, 19 de febrero de 2015

G. Rossini: La italiana en Argel, obertura


Orquesta de la Metropolitan Opera de Nueva York
James Levine, director
Gioachino Antonio Rossini tenía catorce años cuando compuso su primera ópera, el año 1806. Durante un tiempo dudó hacia dónde orientar su vocación de músico pero, por fortuna, le tocó vivir una época en que la ópera, y sobre todo la ópera bufa, se había convertido en una auténtica pasión para el pueblo italiano, pasión que no dudaríamos hoy en llamar "transversal", puesto que además alcanzaba a todas las clases sociales. Por ello, Gioachino no tuvo que pensarlo mucho.

El género operístico, pues, vivía en esos años una vida intensa, al punto de que no era raro que los compositores se viesen angustiados por la impostergable entrega de la ópera siguiente, aun cuando recibieran por ello una cantidad de dinero relativamente modesta. Espectáculos nuevos cada temporada, era la exigencia del público de la época, y había que complacerlo.

Es así como mientras todavía se sucedían las representaciones de su aclamada ópera Tancredi, de 1813 (su primera ópera seria, no obstante), Gioachino comenzó a trabajar en una farsa de considerable extensión, si bien solo tenía dos actos, como era lo habitual.
El texto de La italiana en Argel ya había sido puesto en música antes, pero sin mayor éxito. Corresponderá a Rossini su transformación en obra maestra, pues sus situaciones absurdas y hasta cierto punto grotescas, le venían como anillo al dedo a la vena cómica del maestro. (Más tarde vendrán
Il barbiere y La Cenerentola).

Estrenada el 22 de mayo de 1813, La italiana en Argel es una clásica ópera bufa de tema "musulmán" como lo fue años antes El rapto del serrallo, de Mozart. La escena se sitúa en el palacio del bey de Argel (el mandamás durante el imperio otomano), Mustafá, un autócrata de irrefrenable vocación por la compañía femenina que por esas cosas de la vida está algo cansado de su actual esposa y desea cambiarla por otra, ojalá italiana. Da la casualidad de que Isabella, una italiana, anda recorriendo las costas de Argel intentando rescatar a su novio, Lindoro, que presta sus servicios al bey en calidad de esclavo. Isabella cae prisionera y luego es entregada al bey, pero la intrépida italiana se las apañará para conseguir que un atónito Lindoro esté a su servicio, día y noche. Esto da pie a los enredos y engaños subsiguientes.
Las oberturas de ópera suelen ser temas muy pegadizos y con una gran capacidad para ser retenidos por el gran público. Y si son de óperas famosas aún más. Y en este sentido Gioachino Rossini es uno de los compositores más populares, con obras como “El barbero de Sevilla”, “Guillermo Tell”, “La gazza ladra” o la que nos ocupa hoy “L’italiana in Algeri” o “La italiana en Argel”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.