miércoles, 7 de octubre de 2015

J. S. Bach: Suites para violonchelo BWV 1007-1011

Mstislav Rostropovich, violonchelo


Las  suites  como  su  nombre  lo  indica son  una  sucesión  de  trozos  musicales  de  origen  francés,  es  algo  similar  a  las  partitas  de  origen  italiano.  En  la  época  eran  conocidas  también  como  sonatas  de  cámara  en  contraposición  de  las  sonatas  de  iglesia  que  eran  compuestas  por  cuatro  movimientos  de  carácter  lento,  rápido,  lento,  rápido.  Las  sonatas  de  violín  solo  son  de  esta  característica.

La  suite  se  remonta  al  Renacimiento  con  los  laudistas  italianos  que  elaboran  sucesión  de  danzas  (una  de  paso  y  una  de  salto).  Después  sufrieron  diversas  transformaciones  e  influencias  de  los  franceses  y  alemanes.

Gracias  al  compositor  Froberger  quedó  constituida  así:  Allemanda,  Courante,  Sarabanda  y  Giga.  Así  en  el  siglo  XVII  ésta  fórmula  era muy  común  y  se  le  agregaban  entre  la  Zarabanda  y  la  Giga  algunas  sucesiones  de  danzas.

Las  suites  para violonchelo  no  se  sabe  a  ciencia  cierta  cómo  fueron  escritas  y  ejecutadas  dadas  sus  dificultades.  Algunos  musicólogos  piensan  que  fueron  escritas  para  el  virtuoso  de  la  viola  de  gamba  Ferdinand  Abel  (1682-1761)  solista  de  la  orquesta  de  Cöethen  en  el  mismo  período  de  Bach.

Por  otra  parte  el  manuscrito  original  no  ha  sido  encontrado  aún  y  sólo  existe  un  manuscrito  de  Ana  Magdalena,  la  segunda  esposa  de  Bach,  de  la  cual  salen  todas  las  ediciones  posteriores.  Cabe  destacar  que siempre  existen  dudas  y  errores  sobre  este  manuscrito,  lo  cual  hace  muy  dificultosa  la  puesta  de  acuerdo  de  los  diferentes  intérpretes.

Desde  una perspectiva  formal  las  suites  para  cello  responden  a  la  suite  inglesa  para  clavecín  escrita  en  la  misma  época,  en  todas  existe  una  larga  introducción  (preludio)  y  después  el  esquema  fundamental  de  Froberger,  ya  citado,  más  dos  danzas  elegidas  libremente.


Sin  duda  el  preludio  es  la  parte  más  profunda  e  interesante  musicalmente,  recuerdan  los  trozos  para  órgano  y  ninguno  sigue  una  regla  establecida.  Los  hay  con  pasajes  rápidos  y  escalísticos  casi  como  una  improvisación,  los  hay  como  trozos  de  conciertos  con  características  contrastantes  y  como  oberturas  de  estilo  francés,  con  un  lento  y  después  una  fuga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.