domingo, 18 de octubre de 2015

W. A. Mozart: Obertura de "La Clemenza di Tito"

Orquesta de la Ópera de Zúrich
Franz Welser-Möst, director

La clemencia de Tito (título original en italiano, La clemenza di Tito) es una ópera seria en dos actos con música de Wolfgang Amadeus Mozart y libreto en italiano de Caterino Tommaso Mazzolá, basado en Pietro Metastasio. Lleva por número de catálogo KV. 621. Fue compuesta para la coronación de Leopoldo II de Austria como rey de Bohemia. Se estrenó en el Teatro Nacional de Praga el 6 de septiembre de 1791.
Esta ópera es un drama serio per música que presenta la imagen de un gobernante recto pero clemente con su pueblo, incluso ante un intento de asesinato contra su persona. La historia se desarrolla en la antigua Roma. Vitellia odia al emperador romano Tito porque no la ha elegido como esposa. Tito quiere casarse con Servilia, la hermana de su amigo Sesto. Pero Sesto pretende a Vitellia, que le jura su amor a cambio de la muerte de Tito. Entonces Servilia rechaza a Tito y, en consecuencia, éste se interesa en conquistar a Vitellia. Pero el atentado ya ha sido organizado y al final fracasa. Vitellia confiesa haber sido la iniciadora, Sesto es condenado a muerte. En un profundo conflicto entre amistad y razón de estado, Tito es consciente de esta problemática, en la que todos los gobernantes se pueden encotrar en alguna ocasión. Él se decide por otorgar clemencia e indulta a Sesto y a Vitellia.
En julio de 1791, último año de la vida de Mozart, el compositor estaba enfrascado en la composición de La flauta mágica cuando le llegó el encargo de una ópera seria por parte del empresario Domenico Guardasoni, que vivía en Praga, y a quien en junio de ese año le habían pedido una nueva obra para la coronación de Leopoldo II como Rey de Bohemia, ceremonia que tendría lugar el 6 de septiembre. Guardasoni se desplazó a Viena, e intentó primero contratar a Antonio Salieri, que estaba muy ocupado y declinó la oferta. La experiencia de Guardasoni con Don Giovanni le convenció de que Mozart era capaz de trabajar con una fecha límite tan ajustada.
Mozart no dudó en aceptar, pues Guardasoni le ofreció el doble de lo que normalmente le pagaban por una ópera en Viena. Abandonó momentáneamente la composición de La flauta mágica para dedicarse a La clemencia de Tito. Los primeros biógrafos de Mozart afirmaron que la había compuesto en 18 días, si bien en la actualidad ello se considera una leyenda no probada. Después de trabajar en Viena, Mozart se trasladó a Praga con su alumno Franz Xaver Süssmayr y su mujer, Constanze. Al trabajo que ya traía hecho de Viena le sumó el realizado a lo largo del viaje. A Süssmayr le confió la redacción de gran parte de los recitativos secos.

La obertura “conserva el carácter objetivo y solemne de la sinfonía operística italiana en la forma depurada y ennoblecida de las últimas páginas mozartianas” (Paumgartner) y tiene forma de sonata. El primer tema, de carácter enérgico, lo presentan las cuerdas con marcados efectos rítmicos del timbal. El segundo, más lírico, lo exponen la flauta y el oboe, con intervenciones del fagot y de las cuerdas. El desarrollo, finalmente elaborado con los temas de la exposición, conduce a la re exposición final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.