jueves, 5 de diciembre de 2013

Giuseppe Verdi: Rigoletto


 
Ingvar Wixell, barítono
Edita Gruberova, soprano
Luciano Pavarotti tenor
Orquesta Filarmónica de Viena
Jean-Pierre Ponnelle director
Riccardo Chailly director de escena


El drama de Rigoletto ha sido considerado popularmente como una tragedia del destino dentro de la literatura operística. Cada vez que se hace oír la palabra “Rigoletto” afloran en nuestras mentes pensamientos tales como “pobre Rigoletto... qué destino trágico le ha tocado, qué mala suerte”. ¿Pero acaso esa es toda la lectura posible acerca de este drama? La vida nos ha enseñado a no conformarnos con demasiada rapidez... alguna fisura se ha dejado ver en los actos de Rigoletto, algo no nos permitió cerrar la historia con coherencia... algo quedó golpeando en la puerta...
"Rigoletto”: ópera en tres actos; música compuesta por Giuseppe Verdi (1813 -1901) con libreto de Francesco Maria Piave (basado en la obra teatral "Le Roi s'amusse" de Víctor Hugo).

El drama se desarrolla en Mantua (Italia), durante el siglo XVI:

 Acto I
En una fiesta en el Palacio del Duque de Mantua, circula entre los cortesanos un rumor acerca de que Rigoletto (bufón del Duque de Mantua) tiene una amante. Dicha noticia es tomada con sorpresa por los cortesanos ya que consideran que Rigoletto es demasiado feo y deforme como para conseguir una amante. Mientras tanto entra el Conde Monterone interrumpiendo la fiesta e insulta fuertemente al Duque por haber mancillado el honor de su hija. Al escuchar estos reclamos Rigoletto se ríe y se burla despiadadamente de Monterone. El Conde se siente fuertemente humillado y antes de ser arrestado decide maldecir Rigoletto. 

Rigoletto camina hacia su casa por una calle desierta preocupado por la maldición del Conde Monterone. De repente aparece Sparafucile (un asesino a sueldo) quien casualmente escucha la preocupación de Rigoletto y decide ofrecerle sus servicios. Rigoletto le responde que por el momento no los necesita y se aleja diciéndose a sí mismo que ambos son iguales, con la diferencia de que Sparfucile usa el puñal y él la lengua, pero ambos son igual de villanos. Se lamenta por tener que ser bufón y deforme y por no poder hacer otra cosa que reír. Al llegar a su casa corre a abrazar a su hija (Gilda) mientras le declara que ella significa todo para él, que ella es todo su universo, y que sin ella él no tendría nada en esta vida; al mismo tiempo le advierte que bajo ninguna circunstancia debe hablar con extraños y sólo puede salir de la casa para ir a la iglesia.

Acto II
La acción se centra principalmente en el espanto y el horror de Rigoletto al enterarse de que su propia hija también ha caído bajo la seducción del Duque de Mantua. La desesperación lo invade al mismo tiempo que recuerda la maldición del viejo Monterone.

Acto III
Rigoletto decide convencer a su hija de que el Duque le ha mentido: no la ama de verdad. La lleva hasta las afueras de la ciudad, a la taberna de Sparafucile. Allí Gilda ve con sus propios ojos al Duque coqueteando y seduciendo a Magdalena, la hermana de Sparafucile. Al ver a su hija sumergida en un profundo dolor Rigoletto decide contratar a Sparafucile para matar al Duque, pero antes le indica a Gilda que vuelva a casa, se disfrace de hombre y parta enseguida hacia Verona. Antes de alejarse Gilda le ruega  a su padre que no le haga daño al Duque ya que lo sigue amando a pesar de todo, pero Rigoletto hace oídos sordos a su petición. Al enterarse del negocio hecho entre Rigoletto y Sparafucile, Magdalena intenta convencer a su hermano para que no mate al Duque, ya que lo ama. Tras algunos desacuerdos resuelven matar al primero que llame a la puerta. Gilda, que ha desobedecido a su padre, regresando al lugar disfrazada de hombre, escucha toda la conversación y decide ocupar el lugar de su amado. Llama a la puerta, Magdalena la hace entrar y precipitadamente Sparafucile le asesta una puñalada mortal. Sparafucile la mete en un saco y se lo entrega a Rigoletto. Éste, sintiéndose feliz y triunfante, se aleja de la taberna con el saco. De pronto oye cantar al Duque a lo lejos. Rigoletto, aterrado, abre el saco y descubre a su hija moribunda. Gilda le cuenta que ha preferido morir ocupando el lugar del hombre que ama y fallece mientras su padre recuerda por última vez la maldición del Conde Monterone.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.