domingo, 22 de diciembre de 2013

Carl Philipp Emanuel Bach: Concierto para oboe y orquesta de cuerda en si b mayor, H. 466, Wq. 164 (II. Largo e mesto)

Stefan Schilli, oboe
Bach Collegium de Múnich
Christopher Hogwood, director

Carl Philipp Emanuel (Weimar 1714- Hamburgo 1788) es el cuarto de los veinte hijos de Johann Sebastian Bach. En su música pueden ser encontrados los primeros elementos del Romanticismo, presentes en el llamado Empfindsamer Stil, del que fue uno de los principales representantes, y que lo señala como un compositor vinculado al Clasicismo. También es el último gran maestro del clave hasta llegar al siglo XX.

Mozart y Haydn admiraron su trabajo y adoptaron elementos de su lenguaje en sus obras instrumentales. Desde pequeño fue apadrinado por Georg Philipp Telemann, de quien heredaría el puesto de director musical de Hamburgo, lo que lo hizo conocido como el Bach de Hamburgo. Entre sus aproximadamente 300 obras instrumentales destacan sus Seis sonatas prusianas y Seis sonatas Wuttenberg, así como su Fantasía para clavicémbalo y acompañamiento.

Su nombre cayó en cierto olvido en el siglo XIX. Robert Schumann consideró que "como músico creador quedaba muy lejos de su padre"; por el contrario, Johannes Brahms le tuvo en gran estima y editó algunas de sus obras.

En la actualidad, los estudiantes interpretan con frecuencia sus Sonaten für Kenner und Liebhaber, y también es frecuente la interpretación de sus oratorios Die Israeliten in der Wüste y Die Auferstehung und Himmelfahrt Jesu, así como varios conciertos para clavicordio, como el Concierto en Sol mayor (Wq. 3) y en Re mayor (Wq. 11), para flauta en re menor (Wq. 22) forma parte del repertorio habitual de los flautistas de todo el mundo, sobre todo debido a su incomparable movimiento inicial, así como sus Conciertos para oboe en mi bemol mayor,  H. 468, Wq. 165, y en si bemol mayor, H. 466, Wq. 164.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.