domingo, 22 de diciembre de 2013

Johann Christian Bach: Sinfonía en si b mayor op. 18/2 "Obertura para Lucio Silla"

Failoni Orchestra Budapest
Hans Peter Gmur, director
 

Los tiempos de esta sinfonía son:I. Allegro assai
II. Andante
III. Presto
Johann Christian Bach (Leipzig, 5 de septiembre de 1735 – Londres, 1 de enero de 1782) es el menor de los veinte hijos del compositor alemán Johann Sebastian Bach. También conocido como "el Bach londinense".
Desde muy pequeño tomó lecciones musicales y de composición de su padre, quien debido a su carácter infantil y juguetón solía decir (en broma) de él, tal como contó Friedemann a su biógrafo: "El más pequeño seguramente se abrirá paso en la vida por sus tonterías" o "Mi Christian es tonto, por eso algún día tendrá fortuna en el mundo". Él, por su parte, solía llamar a su padre "viejo peluca" en referencia a su apego por las formas musicales ya anticuadas en su época (cánones, fugas, contrapunto...); en alguna ocasión, ya adulto, él mismo reconoció que (debido a su complejidad) no estaba capacitado para interpretar mucho de lo que su padre había escrito.
A la muerte de su padre, en 1750, se quedó en Leipzig con su madre Anna Magdalena Bach y sus hermanas pequeñas. En la herencia recibió de su padre tres claves con pedales. Ese mismo año se trasladó a la casa de su hermano Carl Philipp Emanuel Bach en Berlín, se formó musicalmente con éste (utilizando su célebre Tratado) y recibió estímulos del círculo musical berlinés y de la Ópera.
Viajó a Italia en 1753, donde estudió hasta 1759 con el Padre Martini; en 1760, después de convertirse a la fe católica, fue nombrado organista en la catedral de Milán.
A diferencia de los miembros de su familia, todos ellos centrados en la música instrumental y sacra, Johann Christian cultivó la ópera, género con el que se familiarizó durante su estancia en Milán, primero como discípulo del padre Martini y después, desde 1760, como organista de la catedral. Artaserse (1761) fue su primera incursión en el teatro, a la que siguieron Catone in Utica (1761), Alessandro nell’Indie (1762) y Orione (1763). Esta última fue la primera de las estrenadas en Londres, donde se estableció en 1762. Del modelo italiano tomó influjo para sus once óperas en las que huye de todo dramatismo para imponer un estilo galante de bellas melodías muy del gusto de la época. No encontramos en este Bach una sola nota desagradable.
En 1762 viajó a Londres en donde fue profesor de música de la reina. En 1764 entabló amistad con el joven Mozarten su viaje por Inglaterra, quien contaba ocho años, sobre el que ejerció una influencia decisiva.
A comienzos del siglo XVII el tér­mino sinfonía era utilizado pa­ra designar páginas de música instrumental dentro de compo­siciones vocales, óperas, motetes, cantatas, oratorios, etc. A principios del siglo siguiente, esta música seguía teniendo un papel subordinado dentro de las obras vocales y era utilizada pa­ra expresar un determinado es­tado de ánimo, como un prelu­dio al contenido que en ellas aportaría el texto. Londres se mantuvo al margen del desarrollo de la sinfonía hasta la llegada de dos compositores ex­tranjeros: Friedrich Abel y Johann Christian Bach, representantes de la vanguardia musical europea, que desde 1765 se dedicaron a promover series de conciertos pú­blicos por suscripción, estable­ciendo así las bases de la mo­derna vida concertística londi­nense. Entre las características más importantes del estilo del Bach de Londres está el haber utilizado la ley del contraste co­mo un principio. Los contrastes, frecuentes en las obras de autores anteriores a él, eran utilizados de forma accidental. Con J. C. Bach, los cambios bruscos de un pasaje rápido y violento a otro lento y calmado pasan a ser habituales, lo que hace que sus páginas sinfónicas sean mucho más ricas y originales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.