lunes, 28 de enero de 2013

Giovanni Paisiello: Il mio ben quando verrà, de "Nina"

Cecilia Bartoli, mezzosoprano
Orquesta de la Ópera de Zúrich
Adam Fischer, director
 
El término mezzosoprano está tomado del italiano y significa soprano media. Se trata de una voz que antiguamente se solía incluir dentro de la cuerda de soprano, pero en realidad se sitúa entre ésta y la contralto. En lugar de ser un inconveniente, esa situación intermedia le permite acometer ornamentos vocales muy complicados.
 
Su diferenciación es  muy tardía, pues aun apareciendo ya en algunas  óperas barrocas del siglo XVII, tiene que esperar a Rossini (el personaje de Isabella de L’italiana in Algeri,  o el de Angelina de La Cenerentola) para que su espacio vocal quede bien definido en la ópera y se diferencie de la soprano “corta” o de la contralto con buena zona aguda. Esta voz adquiere un especial protagonismo con Verdi (la Azucena de Il Trovatore, la princesa de Éboli de Don Carlo, la Amneris de Aida).
Se trata de una voz de timbre rotundo y bastante más grave que el de la soprano, aunque la extensión de la mezzo puede ser casi la misma que la de aquélla. Así, por ejemplo, la mezzo rossiniana está tocando el Si y el Do agudos constantemente -como una soprano lírica-. Lo que ocurre es que no puede mantener esa tesitura de forma permanente. Por eso la mezzo canta en el centro, más cálido y redondo que el de la soprano, y sube a los agudos esporádicamente.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.