domingo, 13 de enero de 2013

Maurice Ravel: "Daphnis et Chloé", Suite nº 2


Orquesta Sinfónica Simón Bolívar
Gustavo Dudamel, director

Maurice Ravel fue alumno de Fauré en el Conservatorio de París. Su obra se divide bastante nítidamente en dos etapas. A la primera, impresionista, que acusa una marcada influencia de Debussy, corresponden obras como Habanera, Espejos, Gaspard de la nuit (las tres compuestas inicialmente para piano, luego orquestadas) y el ballet Dafnis y Cloe.
 
Maurice Ravel (1875-1937)
En los años posteriores a la primera guerra mundial se inclina hacia la modalidad. De este momento son La valse, La hora española y Boléro. Esta última pieza, la más famosa entre las suyas, se convirtió en uno de los pioneros de la música contemporánea. En Boléro se escuchan dos temas que se repiten, sin variación, diecinueve veces, con la particularidad de que, cada vez, el tema es objeto de una nueva instrumentación. “Efectos orquestales sin música” llamó Ravel, quizá con excesiva modestia, a su genial aportación a la instrumentación orquestal. 
 
Con aproximadamente una hora de duración, el ballet Daphnis et Chloé, estrenado en París en 1912, es la obra más larga de Ravel. La música, una de las más apasionadas del compositor, está considerada como uno de los exponentes de las de mejor calidad en Ravel, con armonías extraordinariamente exuberantes típicas del Impresionismo musical. Posteriormente el compositor seleccionó varios fragmentos del ballet para hacer dos suites orquestales, la segunda de las cuales es particularmente popular. La obra completa en sí es interpretada más en concierto que en escena.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.