lunes, 28 de enero de 2013

Henry Purcell: Escena final de "Dido and Aeneas"

Jessye Norman, soprano
 
Henry Purcell (1658-1695) es el más grande compositor inglés de su época y, posiblemente, de toda la música inglesa. Su carrera fue corta pero muy brillante. Era organista de la Abadía de Westminster y músico de la corte. Como compositor abordó todos los géneros: música religiosa, cantatas profanas y excelente música instrumental para el clave y otros instrumentos. Pero lo más interesante de Purcell es su música para la escena.
Sólo una de sus obras, su célebre ópera Dido y Eneas (1689), es totalmente cantada. En las obras escénicas, lo más frecuente, tanto en Inglaterra como en España, era que alternaran las partes habladas con las cantadas. La ópera totalmente cantada sólo se impondría en los comienzos del siglo XVIII.
Por los títulos de sus obras más famosas (La reina de las hadas, La tempestad, El rey Arturo...) se adivina su contenido. Son temas del teatro de Shakespeare o de la historia inglesa, combinados con la mitología. Como el público pedía montajes cada vez más complicados y fantásticos, era frecuente que estas obras teatrales tuvieran muy baja calidad literaria; desde una perspectiva actual sólo su música es interesante, y en el caso de Purcell, genial.
El estilo de Purcell es muy personal: enérgico, elegante, con una técnica perfectamente dominada al servicio de una expresión apasionada y fuerte. Tras él, la música inglesa deja de tener importancia. Al existir una gran afición musical, a lo largo de los siglos XVIII y XIX Inglaterra no cesará de importar músicos de otras naciones. Algunos de ellos se identificarán tanto con el espíritu inglés que, en cierto modo, pueden ser considerados como continuadores de la gran tradición musical de su país de adopción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.