miércoles, 20 de febrero de 2013

Ludwig van Beethoven: Adagio sostenuto de la Sonata para piano nº 14 en Do sostenido menor Op. 27 nº 2 "Claro de Luna"

Daniel Barenboim, piano

La segunda sonata del Opus 27 de Beethoven, decimocuarta de la colección para piano, es la famosa "Claro de luna", cuya popularidad iguala o sobrepasa a la Appassionata, la "Aurora", la "Pastoral" o la "Patética". Sin duda, esos títulos más o menos caprichosos y no fijados por el autor, a excepción del último, han contribuido poderosamente, sugestionando la imaginación de las personas, a la difusión extraordinaria de estas sonatas, durante más de un siglo.
Indiscutiblemente, las cuatro son magníficas, sobre todo, las tres mencionadas primero, que superan a la última. Sin embargo, otras las igualan y aun las sobrepasan en grandeza y genialidad, a pesar de lo cual no han logrado la misma fama. Tan poéticos nombres y cierta aureola romántica que envuelve a "Claro de luna" y a la Appassionata han completado la popularidad de estos dos espléndidos poemas del piano.
La composición publicada en marzo de 1802, el mismo día que las dos sonatas anteriores, apareció con este epígrafe: "Sonata quasi una Fantasia peri l Clavicémbalo o Piano-Forte, composta e dedicata alla Damigella Contesa Giulieta Guicciardi da Luigi van Beethoven. Opera 27, Número 2. In Viena presso Giov. Cappi". La “damigella” a quien se refería la anterior dedicatoria era hija del conde Guicciardi, personaje triestino, que en la primavera de 1800 había sido trasladado a Viena, como consejero de la Cancillería de Bohemia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.