miércoles, 20 de febrero de 2013

Wolfgang A. Mozart: Menuetto de la Sinfonía nº 35 en Re mayor KV 385 "Haffner"

Orquesta Filarmónica de Viena
Karl Böhm, director

En esta sinfonía se observa la evolución de la forma clásica. De hecho, es la primera sinfonía que Mozart compone lejos de Salzburgo, de su familia, del arzobispo y de los ciudadanos de Salzburgo entre los que se sintió "imposibilitado de probar con libertad."

Desde 1780 Mozart no había compuesto ninguna otra sinfonía. A mediados de julio de 1782, Leopold le escribió a Wolfgang solicitándole una nueva sinfonía para las celebraciones por la obtención de un título nobiliario de Sigmund Haffner,  el Joven, amigo de infancia de Mozart. La fecha exacta de estas celebraciones es desconocida, pero de la correspondencia del compositor podemos inferir que la sinfonía fue interpretada cerca de agosto de 1782.

Mozart volvió a trabajar en la partitura de la Sinfonía KV 385 para un concierto en Viena, eliminando las repeticiones del primer movimiento, y añadiendo un par de flautas y clarinetes en el primer y último movimiento, principalmente para reforzar los "tuttis". Esta interpretación tuvo lugar el domingo 23 de marzo, en el Hofburgtheater. Sobre este concierto tenemos dos fuentes fiables. La primera, por lo que el propio Mozart le contó a su padre a través de su correspondencia:

El teatro no pudo haber estado más repleto y... cada asiento estuvo ocupado. Pero lo que más me complació de todo fue que Su Majestad el Emperador estuvo presente y, ¡cielos! - ¡Qué encantado estaba y cómo me aplaudió! Es su costumbre enviar dinero a la caja antes de asistir al teatro, de otro modo tendría yo justificación de contar con una mayor suma, pero realmente su complacencia estuvo más allá de lo que esperaba. Envió 25 ducados.

El relato de Mozart es confirmado por otra fuente, en este caso un documento periodístico, un artículo publicado en el "Magazin der Musik" de Hamburgo:

Viena, 22 de marzo de 1783...Esta noche, el famoso caballero Mozart llevó a cabo un concierto en el Teatro Nacional, donde se interpretaron piezas de su autoría, altamente admiradas. El concierto contó con una gran presencia de gente, y los dos nuevos conciertos y otras fantasías que el Sr. Mozart tocó al pianoforte, fueron respondidos con el mayor aplauso. Nuestro monarca, quien contra su costumbre, atendió todo el concierto, al igual que la audiencia entera, otorgó un aplauso tan unánime como nunca ha sido escuchado aquí. Los ingresos del concierto se estiman en 1600 gulden totales.

Movimientos

1.       Allegro con spirito 2. Andante 3. Menuetto 4. Finale: Presto

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.