viernes, 1 de febrero de 2013

Wolfgang A. Mozart: Aria del retrato de "La flauta mágica"

Fritz Wunderlich, tenor
 
El tenor lírico es la voz de tenor más habitual, la que en principio posee un mayor equilibrio entre sus registros y la que consigue una mayor fusión de los mismos. De mayor potencia y firmeza en la proyección de la voz que el tenor ligero, el centro es amplio y el agudo posee indiscutible brillo y vibrato. La voz de tenor lírico posee un amplio repertorio: Edgardo de Lucia de Lammermoor de Donizetti, Fausto en la ópera de Gounod, Rodolfo de La Bohème o Mario de Tosca, el Duque de Mantua de Rigoletto, Alfredo de la Traviata, ambas de Verdi o, en el repertorio germano, Max de Der Freitschütz de Weber, Erik de El Holandés errante o Walther de Los maestros cantores de Núremberg. Beniamino Gigli, Jussi Björling, Giuseppe di Stefano, José Carreras, Luciano Pavarotti, Roberto Alagna, Marcelo Álvarez, Ramón Vargas o José Bros han sido o son excelentes tenores líricos.
La Flauta Mágica o Die Zauberflöte es un Singspiel en dos actos de Wolfgang A. Mozart. El libreto es de Emanuel Schikaneder, que a su vez se basó en Lulu, oder die Zauberflöte de A. J. Liebeskind.
Se estrenó en Viena el 30 de septiembre de 1791, en el Theater auf der Wieden. Con esta ópera, la última, Mozart alcanzó un gran éxito, sobre todo a nivel de público. Ópera repleta de melodías famosas, ha sido continuamente representada en los teatros del mundo entero, llegando a todos los públicos.
Las Damas de la Reina de la Noche le muestran a Tamino un retrato de la bella Pamina y el príncipe se enamora repentinamente de la muchacha, que no es otra que la hija de la Reina de la Noche que ha sido secuestrada.

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.