miércoles, 20 de febrero de 2013

Ludwig van Beethoven: Allegro con brio del Cuarteto de cuerdas en Fa menor Op.95 "Serioso"

Cuarteto Artemis

Un año después de escribir el cuarteto Op.74, "De las arpas", Beethoven retornó al género con una obra totalmente distinta, el Op.95, que él mismo denominó "quartetto serioso". Era una época de crisis personal y la naturaleza privada de la partitura es enfatizada por el hecho de su dedicatoria a un cercano amigo, Nikolaus Zmeskall von Domanovec, y por el retraso en su publicación, ya que no apareció hasta 1816.
Se trata de un cuarteto sombrío e introvertido, brusco en el manejo temático y severo en textura, que posee una concentración de forma y técnica que anticipa directamente a los últimos cuartetos. Hay una carencia completa de secciones de transición u otros pasajes donde la tensión se relaje. La ausencia de toda ornamentación y la concentración en lo esencial constituyen la correlación técnica a una expresión severa sin compromisos.
El primer movimiento despliega fragmentos melódicos sin pausa, contrastes de textura y gestos bruscos en el menor espacio posible. La intensidad y perturbación del segundo conduce a un scherzo contrastante y fragmentario. El final comienza rememorando la esfera expresiva del movimiento lento y se convierte en un allegretto agitato, conciso y violento, dominado por dos temas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.