miércoles, 20 de febrero de 2013

Wolfgang A. Mozart: Quinteto para clarinete y cuerdas en La mayor KV 581



Seiji Yokokawa, Clarinete
Pamela Frank, Violín I
Tatsuya Yabe, Violín II
Yasushi Toyoshima, Viola
Yo-Yo Ma, Violonchelo

El Quinteto "a Stadler", primera obra en la historia de la música que junta al clarinete y al cuarteto de cuerdas, conoció una magnífica descendencia: Weber, Brahms y Reger. No obstante, la perfección de la obra mozartiana permanece insuperada, pues, lo mismo que el Concierto terminado en septiembre de 1791, explota a fondo todas las posibilidades tímbricas y expresivas del instrumento, especialmente su registro grave que Stadler cultivaba con predilección.
El Quinteto es también de inspiración puramente masónica, y J. y B. Massin recuerdan muy a propósito que la tonalidad de la mayor era la misma en el Cuarteto K. 464, primera obra compuesta por Mozart después de su iniciación. Es una obra feliz, tierna y muy vibrante de dulce calor humano. Más brillante sin duda, más ambiciosa, más elaborada y más vasta que el Trío, por otra parte no es menos rica en espiritualidad y vida interior. El clarinete se integra milagrosamente en el conjunto instrumental sin relegar nunca a los arcos al papel de acompañantes, como más tarde sucederá en el Quinteto de Weber.
La obra consta de cuatro movimientos:

 1. Allegro, 4/4
2. Larghetto, 3/4 en Re mayor
3. Menuetto — Trio I — Trio II, 3/4 (Trio I en La menor)
4. Allegretto con Variazioni, 2/2


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.