viernes, 7 de diciembre de 2012

C. Monteverdi. L'Orfeo (Toccata)



Hesperion XXI
Jordi Savall, director
La primera edición impresa de La favola d'Orfeo (Venecia, 1609), la obra maestra de Claudio Monteverdi (1567-1643), parece indicar con precisión la plantilla orquestal necesaria para su ejecución:

Duoi Gravicembali
Duoi contrabassi de Viola
Dieci Viole da brazo
Un Arpia doppia
Duoi violini piccoli alla Francese
Duoi Chitarroni
Duoi Organi di legno
Tre bassi da gamba
Quattro Tromboni
Un Regale
Duoi Cornetti
Un Flautino alla Vigesima seconda
Un clarino con tre trombe sordine

En el aspecto instrumental Monteverdi utiliza toda la paleta sonora de la orquesta renacentista y de principios del Barroco. Pero si es relativamente preciso al comienzo, en lo sucesivo será poco locuaz al indicar qué instrumentos deben tocar en cada momento. Además, esa lista inicial está incompleta. Al comienzo del acto III el autor señala la entrada de cornetti, trombones y regal, lo que invita a sobreentender que antes habían estado ausentes. En efecto parece evidente, y así se ha establecido en las interpretaciones modernas, que hay dos grupos de instrumentos asociados a los decorados principales de la obra: cornetti, trombones y regal para los Infiernos; violines, clavecines, laúdes y flautas para las escenas pastoriles. Dos grupos a los que conviene añadir trompetas para la fanfarria inicial. Este deseo de diferenciar el decorado sonoro de cada mundo se vuelve a encontrar también en los timbres vocales: los coros pastoriles son mixtos, mientras los coros infernales se asignan exclusivamente a los timbres oscuros de los hombres.
Algunos instrumentos merecen una mención particular: es el caso del organo di legno. Gracias a sus tubos de madera es un órgano de timbre muy dulce, que acompaña en particular el lamento de Orfeo tras la muerte de Eurídice. El regal, órgano de lengüetas vibrantes de cobre, produce un sonido agresivo, sarcástico, ideal para acompañar al personaje de Caronte. El arpa doppia requerida por Monteverdi es un arpa de dos o tres hileras de cuerdas utilizada desde 1600 generalmente como continuo, pero elevada aquí al rango de solista virtuosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.