sábado, 22 de diciembre de 2012

Johann Sebastian Bach: Concierto de Brandemburgo nº 2 en Fa mayor BWV 1047

Orquesta Barroca de Friburgo



Los Conciertos de Brandenburgo son una serie de seis conciertos que Johann Sebastian Bach (1685 - 1750) dedicó al margrave de Brandenburgo en 1721. Considerado por muchos como el más grande compositor de la historia, Bach se tenía a sí mismo como un humilde servidor; la era del artista como genio independiente todavía no había llegado. Ejemplo de esto es la carta enviada al margrave, acompañando la entrega de las partituras:

"Hace unos años tuve la buena fortuna de tocar ante Vuestra Alteza Real por Vuestra Orden, y percibí en ese momento que Vuestra Alteza demostraba cierto placer ante el pequeño talento musical que el cielo me ha concedido. Cuando me despedí, Vuestra Alteza me hizo el gran honor de pedirme que le enviara algunas piezas de mi propia composición: por lo tanto, y de acuerdo con el gracioso pedido de Vuestra Alteza, me he tomado la libertad de cumplir con mi muy humilde deber ante Vuestra Alteza Real con estos conciertos, que he orquestado para varios instrumentos. Ruego muy humildemente a Vuestra Alteza que no juzgue su imperfección con el rigor del fino y delicado gusto por las piezas musicales por el que es universalmente reconocida Vuestra Alteza, sino que infiera de ellos, en benigna consideración, el profundo respeto y la más humilde obediencia que con ello intento desmostrar a Vuestra Alteza. Además, Señor, ruego con toda humildad que Vuestra Alteza siga teniendo la bondad de tenerme en su beneplácito y que sepa que no hay nada más caro a mi corazón que el poder servirle en ocasiones más dignas de Vuestra Alteza y de su servicio. Con todo fervor, Señor, quedo a sus pies como su más humilde y obediente servidor, Johann Sebastian Bach."


Los Conciertos de Brandenburgo siguen el patrón del concerto grosso barroco en el que se establece un diálogo entre un grupo de instrumentos solistas llamado concertino, que es acompañado por el ripieno, es decir. el bajo continuo (voz más grave de la composición que sustenta armónicamente la melodía) y la orquesta.
El concierto nº 2 está compuesto para violín, oboe, flauta y trompeta solistas, cuerda y continuo. Consta de tres movimientos: Allegro, Andante y Allego assai y, a pesar de que la trompeta es utilizada con un extremo virtuosismo hasta en su registro más agudo, ésta no aparece en el segundo movimiento, el cual es una invención monotemática para violín, oboe, flauta y continuo.


Con Bach y Haendel se inicia una nueva era de simplicidad y equilibrio de ideales comunes. Bach no disponía de más de una docena de músicos y su producción alcanza, sin embargo, un constante interés. Es Bach quien inicia la búsqueda del equilibrio entre la cuerda y los instrumentos de viento, utilizando una gran variedad de combinaciones, como se advierte en sus célebres Conciertos de Brandemburgo.
La orquesta de Haendel apenas se diferencia de la de Bach, aunque el primero inicia ciertos hábitos que después de su muerte se pondrán de moda, señalando algunas diferencias entre la orquesta que utiliza para sus oratorios y la que emplea en sus obras de carácter profano.

Quizá la única diferencia entre Bach y Haendel sea que la orquesta de este último resulta más colorista, descriptiva y evocadora, pues el compositor indica en la partitura, con gran claridad, los matices fuertes y suaves en la interpretación de las obras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.