viernes, 7 de diciembre de 2012

Vivaldi y la evolución del concierto con solista

Julia Fischer, violín
Academy of St. Martin in the Fields

Antonio Vivaldi escribió cerca de 500 conciertos para diversos instrumentos, 220 de ellos dedicados al violín, instrumento del cual era un virtuoso. Las cuatro estaciones es el título de un libro de cuatro conciertos para violín y orquesta (La primavera, El verano, El otoño y El invierno) incluido en Il cimento dell'armonia e dell'inventione, Op. 8 de Vivaldi. Se trata de una obra descriptiva o programática que evoca, a través de elementos de lenguaje musical, distintos aspectos de las estaciones del año.



El Invierno (Concierto nº 4 en Fa menor, RV 297)



I. Allegro non molto

El movimiento inicial describe el frío, el castañetear de dientes y los temblores del cuerpo. Aparece la tempestad; para mitigar un poco el frío, los campesinos corren y saltan.

II. Largo

Con una placentera y larga melodía del violín solista, Vivaldi evoca una tarde de lluvia al abrigo de la casa y al calor del fuego de la chimenea. La lluvia está evocada por los pizzicatos de los violines primero y segundo.
III. Allegro


El inicio evoca el caminar lentamente sobre el hielo por miedo a caerse. El hielo se agrieta y todos corren a refugiarse dentro de la casa; por las rendijas de puertas y ventanas se filtra el fuerte viento; pese a todo, el invierno también trae alegría.



Vivaldi vivió los años de transición del siglo XVII al siglo XVIII, es decir, el final del llamado periodo barroco de la música. En ese momento el legado histórico de la música europea era trascendental, pues había emergido de las primitivas formas del Medievo a la ejecución de varias melodías al mismo tiempo en la polifonía, estilo que diferenciaría a la música occidental de la del resto del mundo. Este género musical se desarrolló tanto en el ámbito religioso como en el profano.

El primer paso para encontrar elementos contrastantes consistió en separar la música en tres diferentes episodios, dotados cada uno de velocidad y ritmo diferentes; rápido-lento-rápido, secuencia característica de la sonata da camera, o de la sonata da chiesa, anteponiendo un primer movimiento de carácter lento o grave.
Otra forma de lograr el contraste fue la de tocar un tema en su primera aparición dentro de una dinámica fuerte y luego repetir el mismo ahora de forma suave como un eco. Este efecto también se lograría utilizando el recurso de la acumulación de instrumentos, separando dentro de la orquesta de cámara a un pequeño grupo instrumental (concertino) del resto de la orquesta (tutti o ripieno), interviniendo primero toda la orquesta y luego solamente el concertino, logrando así el efecto sonoro contrastante. Así vio la luz la forma musical conocida como concerto grosso, que a su vez daría origen a la forma conocida simplemente como concierto, en donde el solista demuestra sus habilidades técnicas al enfrentarse con su instrumento a toda la masa orquestal.
En el concierto barroco son marcados los contrastes: en tempo (velocidad), la exposición temática en forma de eco y la lograda por la oposición de un instrumento en contra de toda una orquesta.
Este reciente estilo musical tendría que adherirse a uno de los conceptos de la estética aristotélica que dominaba en la época; la imitación de la naturaleza.
Vivaldi transformó el concierto de manera definitiva, al darle de modo habitual los tres tiempos que Alessandro Scarlatti había impuesto en las oberturas de ópera: allegro-adagio-allegro, es decir, rápido-lento-rápido. Estas indicaciones de tiempo nos hacen ver que pensó más bien en la forma da chiesa que en la da camera que había predominado en el concerto grosso, pues en lugar de indicaciones de ritmos de danza conocidos, como se hacía en éste, los tiempos llevan indicaciones sólo de velocidad, como se solía hacer en las piezas da chiesa o de iglesia, lo cual no supone que Vivaldi diera ningún carácter eclesiástico a esta música, sino que simplemente seguía uno de los dos modelos establecidos.
Vivaldi comenzó su carrera como compositor hacia 1703. Dedicó sus primeros esfuerzos a la composición de sonatas a trío (que forman el conjunto que publicó como opus 1 en 1705). Sólo hacia 1706 parece dedicarse a la nueva fórmula del concierto, con la composición de una serie de piezas titulada L 'Estro armónico (publicada en 1712), en la que se contienen los primeros concertos de Vivaldi, considerablemente distintos ya del concerto grosso de Corelli.
Cierto que en la serie de doce, sólo hay cuatro conciertos que tengan un solista único; siguiendo una costumbre frecuente en la sonata, Vivaldi escribió cuatro conciertos de la serie para un solo violín (números 3, 6, 9 y 12), cuatro para dos violines (números 2, 5,8 y 11) y cuatro para cuatro violines (números 1, 4, 7 y 10). E incluso, en los conciertos números 2, 7, 10 y 11 de esta serie, los violines solistas llevan un violonchelo acompañante, residuo del antiguo concertino. Pero el espíritu de estas obras de Vivaldi es francamente distinto, e incluso en los conciertos para dos o para cuatro violines, éstos no actúan normalmente como lo hubiera hecho un grupo concertino de Corelli, sino que los solistas compiten entre sí en manifestarse independientemente con frases virtuosísticas que van ejerciendo por turnos sobre el fondo de la orquesta. Vivaldi tenia, pues, bien claro el concepto de un solista virtuoso eque se opone al grupo orquestal. La publicación de estos conciertos de L'Estro armónico en Ámsterdam (Vivaldi estaba quejoso de la pobre calidad de las imprentas musicales de Venecia) levantó oleadas de admiración en toda Europa, de un modo que superó ampliamente el éxito alcanzado pocos años antes por la publicación de los concerti grossi de Corelli.
La fama de estos conciertos llegó hasta el propio Johann Sebastian Bach, quien estudió estas obras y las adaptó en algunos casos a la forma de concierto para clave y orquesta: uno de los así transformados es el número 10 de la serie, para cuatro violines y orquesta, convertido por Bach en concierto para cuatro claves y orquesta (BWV 1065).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.