miércoles, 17 de abril de 2013

Gioacchino Rossini: Una voce poco fa, aria de Rosina en "El Barbero de Sevilla", por María Callas



La fama de María Callas radica sobre todo en su extraordinaria voz y en su increíble versatilidad como intérprete, que la hacían capaz de abordar los más diversos papeles aun cuando no fueran de su tesitura vocal de soprano; pero la popularidad de María Callas trascendió el ámbito de los escenarios de los teatros de ópera para convertirse en un personaje de la prensa internacional del corazón, no ya por su faceta artística, sino también por su vida personal.

¿Dónde nace el mito? ¿En la escena o fuera de ella? Sea donde sea, María Callas es un mito, sus seguidores la siguen recordando y valorando como la voz femenina más impresionante que se ha podido escuchar nunca en el mundo de la lírica. Muchas veces los aficionados se han preguntado qué tenía la Callas para alcanzar tal fama, prestigio y popularidad a pesar de tener una voz ingrata y poco bella y una técnica menos sólida que la de otras aunque esto no deja de ser un tópico más pues sólo hay que escucharla en un recitativo para asombrarse de su técnica sin mencionar sus trémolos, escalas, ligados y otras fioriture de tal perfección en su instrumento. El director Nicola Rescigno que la conocía tan bien decía: "Es un profundo misterio que una chica del Bronx educada en un ambiente sin inclinación a la ópera, se haya visto dotada de la capacidad de cantar el recitativo a la perfección. Tenía un sentido arquitectónico que le indicaba con toda precisión qué palabras debía acentuar en una frase musical y cuál era la sílaba exacta que había que subrayar en esta palabra."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.