sábado, 27 de abril de 2013

Jean Sibelius: Finlandia, op. 26


Joven Orquesta Gustav Mahler
Franz Welser-Möst, director

De manera semejante a Grieg, el compositor finlandés Jean Sibelius logró integrar en su obra una fuerte identificación con el espíritu del nacionalismo de su patria con la tradición del romanticismo alemán. El estilo personal de este destacado compositor se caracteriza por un desarrollado sentido de la forma, dice Robert Layton, y por la originalidad en el pensamiento sinfónico, así como su cuidadoso empleo del color orquestal.

El poema sinfónico Finlandia fue escrito originalmente como preludio a una serie de “cuadros históricos”. Esta pieza, cuyo título inicial era Despertar de Finlandia fue interpretada por primera vez en Helsinki, el 4 de noviembre de 1899. Al año siguiente, cuando la Orquesta Filarmónica de Helsinki fue invitada a tocar en el marco de la Exposición Universal de París, la obra adoptó su título definitivo. En seguida, esta composición de Sibelius se convirtió en un segundo himno nacional y su autor comenzó a ser visto como un abanderado de las reivindicaciones patrióticas de Finlandia, que en dicha época se encontraba bajo la dominación de Rusia.

En concepto de Francisco Bueno, “desde el punto de vista musical, el poema sinfónico Finlandia mira hacia el pasado en busca de la herencia de Liszt, de dramáticos gestos”. De acuerdo al análisis de la obra que hace François-René Tranchefort, en la primera parte, Andante sostenuto, se evoca la belleza del paisaje finlandés. Como contraste a lo anterior en la segunda parte, Allegro moderato, se presentan unas fanfarrias seguidas por “una bella melodía de carácter hímnico”. Esta página musical finaliza de manera apoteósica, “declamando con potencia el orgullo de todo un pueblo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.