domingo, 18 de noviembre de 2012

Alonso Mudarra - Romance del Conde Claros


Gabriel Schebor, vihuela
Romance del Conde Claros, de Alonso Mudarra
Vihuela construida por Sebastián Núñez (Utrecht)
 
El llamado Siglo de Oro español dio importantes frutos dentro de las distintas disciplinas artísticas. La música no quedó al margen de esta época de esplendor para las letras y el arte, teniendo un interesantísimo plantel de prestigiosos compositores que, tanto en el mundo vocal como en el incipiente campo instrumental, fueron reconocidos dentro y fuera de nuestro país.
El Renacimiento español tuvo en la vihuela a uno de sus más brillantes protagonistas. Mientras en Europa el laúd era el inseparable compañero musical de la nobleza, en España, la vihuela tomó ese privilegiado puesto y durante más de medio siglo convivió con reyes, nobles, formando parte de las más importantes Casas Reales.
Este instrumento, hermano noble de aquella guitarra renacentista que tanto divirtió y acompañó al pueblo en sus fiestas y celebraciones, consiguió en sólo unas décadas un repertorio de una avanzada y extraordinaria calidad, que tuvo en nombres como Luys de Milán, Luis de Narváez, Alonso Mudarra…, los mejores ejemplos de dedicación y nivel artístico del momento.
La vihuela desapareció como instrumento de la corte en los últimos años del siglo XVI y son pocos ejemplos los que  se  encuentran a partir de ese momento, sumiéndose en un profundo y largo letargo que la ha llevado hasta prácticamente nuestros días, en los que la corriente historicista ha recuperado su valor y la ha devuelto a la vida musical.
De Alonso Mudarra no se conoce ciertamente dónde nació. Guadalajara fue la ciudad que le vio crecer en su juventud, al servicio de los Duques del Infantado, durante varios años.
Viajó a Italia y a su regreso a España se ordenó sacerdote en 1546 en la Catedral de Sevilla, lugar desde el que dirigió una actividad musical muy importante. Esta misma ciudad sería testigo de su muerte décadas después.
Su gran aportación a la literatura musical de la época se centra en la publicación, en la citada capital andaluza, el 7 de diciembre de 1546, de sus Tres libros de música en cifra para vihuela, que contienen obras originales suyas y transcripciones para vihuela sola o con voz, de diversos compositores de la época como Adrian Willaert, Josquin Des Prés, Nicolas Gombert.
Numerosas piezas para vihuela sola, canciones con el acompañamiento de la vihuela, varias piezas para guitarra y una pieza para guitarra u órgano, son las piezas instrumentales que contiene la colección, en la que no faltan los aires más representativos de su época como el tiento, la fantasía, la pavana o la gallarda.
Los sonetos, villancicos o romances completan la parte vocal, utilizando poemas de autores españoles como Garcilaso de la Vega o Jorge Manrique o de su entorno geográfico como el italiano Francesco Petrarca, dotando de este modo a su música vocal, de una gran calidad, tanto musical como literaria.
Diferencias sobre el Conde Claros o la Fantasía que contrahaze el arpa en la manera de Ludovico son obras maestras de su catálogo en las que se evidencian los rasgos más distintivos de su estilo y la profundidad de su pensamiento musical e instrumental.
La excelente conducción de las voces, la expresividad inherente a ellas e incluso la modernidad y audacia que se evidencia en muchas de sus obras son algunas de las características sobre las que debemos reflexionar hoy día para conocer en profundidad la importancia de su legado musical.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.