sábado, 24 de noviembre de 2012

E. de’ Cavalieri - Rappresentazione di Anima e di Corpo

 

Cavalieri: Rappresentazione di Anima e di Corpo, ópera sacra en tres actos
Marie-Claude Chappuis: Anima
Johannes Weisser: Corpo
Gulya Orendt: Tempo
Mark Milhofer: Intelletto
Marcos Fink: Mondo
Luciana Mancini: Vita Mondana
Nariné Yeghiyan: Angelo Custode

Anime dannate, Angeli, Anime beate:

Mark Milhofer, Kyungho Kim, Marcos Fink, Nariné Yeghiyan, Elisabeth Fleming, Benno Schachtner, Florian Hoffman, Alin Anca

Akademie für Alte Musik Berlin & Coro de la Staatsoper de Berlin
René Jacobs, director



Emilio de’ Cavalieri (Roma, 1550-Roma, 1602), es un compositor, productor, organista, diplomático, coreógrafo y bailarín del final del Renacimiento y comienzos del Barroco.
De familia noble y musical, hijo del arquitecto Tommaso del Cavalieri, hermano del músico Marios, Cavalieri se dedicó entre 1578 y 1584 a la organización de las manifestaciones musicales del Oratorio de San Marcello en Roma. En 1588 se trasladó a Florencia donde el Cardenal Ferdinando de Médicis lo contrató como superintendente del arte, vestuario, fiestas, teatro y música. En 1589 participó como compositor (un madrigal y un ballet) en los intermedios escritos para la boda de Ferdinando con Cristina de Lorena. En 1590, todavía en Florencia, colaboró con la poetisa Laura Guidiccioni escribiendo la música, hoy perdida, de las pastorales Il Satiro, La Disperazione di Fileno, Il Gioco della cieca (1595), en las que hizo sus primeros ensayos de canto monódico. Además de su actividad musical, trabajó como diplomático para los papas Inocencio IX y Clemente VIII.
De 1587 a 1602, viaja con frecuencia a Roma como encargado de negocios del duque de Florencia, lo que aprovecha para asistir a la Chiesa Nuova. En 1600, presentó en el Oratorio de la Vallicella su Rappresentazione di Anima e di Corpo, cuya música había escrito en colaboración con Dionisio Isorelli, especie de ópera sacra, muy alejada aun de la forma del oratorio clásico que ilustrarán Schütz, Carissimi y sus sucesores. 
Esta obra tiene un papel destacado dentro de la historia de la música, ya que se considera la primera partitura impresa que se desarrolla de manera consciente en una obra musical circunscrita al género dramático. Además, destaca también por ser una de las primeras obras dramáticas dotada de música en su integridad. Es de gran interés el empleo que hace Cavalieri del nuevo stile rappressentativo («estilo representativo»); en un prefacio, el compositor ofrece indicaciones para la instrumentación, la realización del bajo continuo (que fue uno de los primeros en utilizar), los ornamentos vocales, así como los movimientos escénicos.   
Cavalieri evita cualquier uniformidad con coros homófonos, fuente de agradables contrastes y con las intervenciones de los personajes alegóricos: el Alma, el Cuerpo, el Tiempo, el Intelecto,… Es música del Verbo que, por esencia, habla del poder y el peso de las palabras.
Emilio de' Cavalieri debe ser considerado el verdadero instaurador del estilo monódico teatral, aunque esto no fuera reconocido por Peri y Caccini, sus oponentes florentinos. Su música era muy avanzada para el estilo de la época. En lo vocal se destaca por una línea melódica muy adornada y expresiva, característica que define al barroco temprano. Su estilo musical fue adoptado por otros compositores de la escuela romana del siglo XVII, como Domenico Mazzocchi, Giacomo Carissimi y Alessandro Scarlatti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.