viernes, 9 de noviembre de 2012

El trombón



Es un instrumento aerófono, de la familia de viento metal, más grande que la trompeta y de sonido más grave. La boquilla es similar a la de la trompeta, pero algo más grande. Es el único de los instrumentos de metal que emplea para alargar el tubo una vara corredera en vez de pistones.
Los trombones forman una familia en la que se encuentran muchas variantes en cuanto a tesitura y tamaño. Este instrumento de viento se puede clasificar en función del sonido particular que emite, correspondiente a las notas y claves que le caracterizan:
Bajo: instrumento de tono más grave.
Tenor: trombón con sonido de altura media.
Soprano: alcanza una voz aguda.
Contralto: por debajo del de escala más alta.
En la orquesta suele emplearse el trombón alto, el tenor y el bajo.

Partes del trombón
Boquilla: es una pieza pequeña y hueca, también llamada embocadura. Se adapta al tubo del trombón para que el intérprete sople, de modo que los labios se apoyen en los bordes, vibren y produzcan el sonido primario. El trombón presenta una boquilla de copa con una forma más grande y más profunda que la de la trompeta, lo que determina su timbre (el modo característico de sonar).
Pabellón: ensanchamiento final del tubo.
Vara de acordes: tiene forma de U y se mueve en diferentes posiciones, con distinta longitud del tubo.

Cómo se toca el trombón
La vara puede moverse en siete posiciones diferentes. Éstas, junto con la presión de aire que insufla el músico, determinan la altura del sonido que se emite. Al correr la vara, el tubo se alarga en semitonos, produciendo entonces una nueva serie armónica en cada una de las siete posiciones. De este modo, cada nota puede ser tocada sin dificultad.
No es tan ágil como otros en los trinos y trémolos, pero su timbre puede pasar de heroico a oscuro y amenazante, vinculándolo a expresiones de grandeza, majestuosidad y solemnidad. En el jazz adquiere un aire grotesco. Se destaca por su vibrato y la facilidad de sus glissandos, de gran expresión. Ocasiona dificultades para ligar las notas, y un staccato de articulación simple o doble. Sin embargo, posibilita acoplar distintas sordinas, que se utilizan fundamentalmente en el jazz. Requiere mucha respiración, especialmente en los registros extremos.

Historia del trombón
Desconocido en la Antigüedad, el trombón desciende (al igual que los otros metales) de la buccina romana. En los siglos XV y XVI adquirió una forma de S que le valdría el nombre de sacabuche. Se construía el tenor, el contralto y el bajo. La forma del instrumento se consolida a partir de Monteverdi. No hay variantes populares, su sonoridad estuvo siempre unida a la música eclesiástica.
La antigua trompeta era de forma recta; en su extremo superior se ensanchaba en forma de campana, frecuentemente representando la cabeza de un animal. 
Sufrió diversas transformaciones, y es de ella, y particularmente de la mencionada buccina (llamada Bausaun en el siglo XVI), de la que Riemann deriva el nombre en alemán del trombón (posaune).
Por un cuadro del Perugino, conservado en el Escorial, puede establecerse que el trombón a vara era utilizado hacia fines del siglo XV. De cualquier modo sólo se poseen datos de la familia completa del trombón a partir del siglo XVI. Hacia el año 1400, se intentó mejorar la trompeta creando un instrumento caracterizado, en su forma habitual, por una vara corredera con la que se alarga o se acorta su tubo. Antiguamente se hacía con un material de mayor grosor y un pabellón más estrecho, que producía un sonido más blando y delicado, y que no amplió su tamaño hasta comienzos del siglo XVIII. Hasta ese momento, en el que perdió importancia, se utilizaba en la música religiosa y de cámara. Fue entonces cuando permaneció en las bandas de las ciudades y se introdujo en las militares. En el Barroco tuvo una presencia asidua en la orquesta. En los últimos 450 años no se han producido grandes novedades o cambios significativos en el trombón, excepto pequeñas modificaciones en la campana y en la boquilla. Hoy en día sigue siendo un instrumento indispensable en la orquesta.

Audiciones y obras para trombón
G. F. Haendel: Marcha Fúnebre de Saúl.
C. W. Gluck: Escena de las Furias de Orfeo y Eurídice.
H. Berlioz: Sinfonía fúnebre y triunfal (oración fúnebre).
F. Liszt: Hosannah para trombón bajo y órgano.
N. Rimski-Kórsakoff: Concierto en Mi mayor para trombón y banda militar
W. A. Mozart: Réquiem KV 626 (Tuba mirum).
C. Saint-Saëns: Cavatina para trombón.
F. Poulenc: Sonata para trompa, trompeta y trombón.
L. Berio: Sequenza V para trombón solo.
M. Ravel: Variación para trombón en el Bolero.


Johannes Brahms
Vier Ernste Gesänge, op. 121 (Nº 4, Wenn ich mit Menschen- und mit Engelszungen)
Stefan Schulz, Trombón bajo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.