jueves, 1 de noviembre de 2012

El clarinete

El clarinete pertenece a la familia del viento-madera, al igual que la flauta, el oboe y el fagot. Junto con el saxofón, es un aerófono de lengüeta simple, ya que en su embocadura hay una caña de madera de bambú que será la encargada de provocar la vibración del aire.


El clarinete posee la más amplia extensión de registro de todos los instrumentos de madera, por lo que puede producir desde sonidos muy graves a sonidos muy agudos. La belleza de su timbre lo hace apto para interpretar pasajes como solista además de ser un instrumento de enorme agilidad y sonoridad, en especial para la ejecución de trinos y cromatismos.

Partes del clarinete

El clarinete se compone de:
  • Una boquilla (normalmente de ebonita o de cristal) con una lengüeta (o caña) simple sujeta a ella por una abrazadera.
  • Un tubo cilíndrico compuesto por varias piezas de madera dura (ébano, granadillo) o resina sintética llamadas barrilete, cuerpo superior y cuerpo inferior. En las dos últimas existen orificios y llaves que se tapan o se presionan con los dedos. Algunos orificios se cierran con las llaves presionadas o sin presionar. Las llaves están bañadas en plata.
  • Un pabellón o campana por donde el aire sale al exterior.

Cómo se toca el clarinete
La manera de sujetar el instrumento es similar a la de la flauta de pico, pero es un instrumento más grande y con más agujeros, por lo que está provisto de llaves que hacen que se puedan tapar varios agujeros a la vez, incluso aquellos a los que no se alcanza.
La lengüeta simple está unida a la boquilla de ebonita o cristal por medio de una abrazadera que, cuando el intérprete sopla, hace vibrar la caña contra la boquilla, provocando que la columna de aire recorra el tubo.
La parte inferior del clarinete (llamada "chalu" por afinidad sonora con un antiguo instrumento antecesor del clarinete) hace que el instrumento produzca un sonido oscuro, dramático y rico. El registro medio es bastante claro, mientras que las notas altas son brillantes y penetrantes. El clarinete posee mayor variación dinámica que otros instrumentos de madera. Puede casi rivalizar con la flauta en agilidad, en tocar rápidos arpegios y escalas.
El clarinete se construye en varios tamaños. En la actualidad los más empleados son el Si bemol y el La. Como todos los clarinetes tienen la misma digitación, diferentes tamaños producen diferentes notas. Así, por ejemplo, el Do central en un clarinete en Do sonará como está escrito, pero en un clarinete en Si bemol, el Do central escrito suena Si bemol. El tipo de clarinete (Si bemol o La) es seleccionado por el compositor y, según se trate de uno u otro, se utilizará menos sostenidos o bemoles.



Johann Sebastian Bach
Fantasía cromática
Richard Stolzman, clarinete 



Historia del clarinete
El clarinete tiene relación con un instrumento de viento usado por los egipcios, llamado arghul, que se extendió hacia oriente y fue muy apreciado en el islam.De este ejemplar derivaron otros que llegaron a Europa, como la churumbela. De este último surgiría el clarinete como tal.
 El clarinete moderno procede de la evolución de un antiguo instrumento popular francés, que tenía siete orificios. En el siglo XVII un clarinetista alemán llamado Johann Christopher Denner inventó una técnica que permitía producir un nuevo sonido más agudo, la duodécima nota por encima de la nota original, lo que marca el comienzo de la evolución del instrumento hasta su estado actual, en el que existen fundamentalmente dos tipos de clarinetes según el mecanismo: el sistema Böhm usado en casi toda Europa, Asia y América y el Öhler utilizado en Alemania, Austria y algunos países de ese entorno. En sus últimas obras, Mozart fue quien lo implantó de manera definitiva en la orquesta, donde hoy en día posee un lugar de privilegio.


 




Audiciones y obras para clarinete
A.  Copland: Concierto para clarinete.
Saint-Saëns: Sonata para clarinete y piano op. 167.
W. A. Mozart: Concierto para clarinete en La mayor KV 622.
C. M. von Weber: Concertinos para clarinete op. 73 y 74).
C. Debussy: Rapsodia para clarinete y piano.
igor stravinsky: tres piezas para clarinete solo.
J. Brahms: Quinteto para clarinete en Si menor op. 115.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.