viernes, 9 de noviembre de 2012

Los instrumentos de viento-metal



Metàl.lics, de Spanish Brass Luur Metalls
Se denomina instrumentos de viento-metal a aquellos aerófonos construidos en aleaciones metálicas en los que el músico produce el sonido aplicando sus labios a una boquilla, que vibran como una lengüeta.
Un instrumento de viento-metal tiene tres características básicas:

  • Un tubo largo que puede estar doblado de varias formas.
  • Una boquilla en forma de copa, que se acopla a uno de los extremos del tubo.
  • En el otro extremo del tubo, un ensanchamiento en forma de campana.

En estos instrumentos la altura del sonido depende de la longitud del tubo, que, a su vez, puede modificarse por medio de válvulas y pistones.
Los principales instrumentos de esta familia (la trompeta, el trombón, la trompa y la tuba) están hechos de bronce. Su origen es muy antiguo y derivan de instrumentos primitivos tomados de la naturaleza, como caracolas, ramas huecas o cuernos de animales.
Las notas se obtienen por medio de la tensión del labio mientras se sopla y de la cantidad de aire insuflada, actuando los labios del instrumentista como doble lengüeta al presionar sobre la embocadura del instrumento. La nota más baja es el armónico fundamental. Las demás notas se obtienen al tapar los orificios del instrumento con los dedos, o bien utilizando válvulas o varas deslizantes, según con los instrumentos.        
El sonido de los instrumentos de viento-metal puede alterarse al situar en la campana un tapón en forma de cono llamado sordina.
La trompa es un tubo espiral acabado en un pabellón abierto. En origen era necesaria la aplicación del serpentín o tubo adicional que adecuaba las notas a la tonalidad de la composición. En el siglo XIX se inventó el actual sistema de válvulas. Presionando éstas se cambia la serie de notas y el instrumento se adecua perfectamente a las necesidades armónicas de la composición. Desde el siglo XVIII se incorporó a la orquesta, siendo el instrumento tenor de la familia del metal. Por su hermoso timbre es adecuado tanto para solos como para mezclarse con los demás instrumentos.
 

La trompa

La trompeta era en su origen un tubo abierto que reproducía sonidos solemnes. No tenía válvulas, por lo que la emisión de sonidos era limitado. Desde el siglo XV se construye en su actual forma curvada, con una boquilla semiesférica en forma de copa y terminada en un pabellón cónico. En el siglo XIX se incorporaron válvulas, como en la trompa, para que pudiera reproducir todas las notas.
La trompeta

La trompeta es el soprano de los instrumentos de metal, usado en la orquesta desde el período barroco y en todo tipo de música, destacando como solista en el jazz.
El trombón es un aerófono de la familia del metal, con un registro más grave que el de la trompa. El sonido se produce por la acción de un tubo móvil, llamado vara, que se desliza dentro del tubo principal, acortando o alargando la distancia que el aire en vibración debe recorrer, produciendo de este modo sonidos más graves o agudos.
El trombón

Durante los períodos barroco y clásico se empleaba con mucha frecuencia en la música religiosa; desde el siglo XIX es imprescindible en la gran orquesta sinfónica. También se utiliza en las bandas y en la música de jazz donde, además de ser un instrumento clave para la big band, interpreta pasajes solistas.
La tuba es el bajo de la familia de viento-metal. Tiene un tubo de unos cinco metros de longitud y válvulas como la trompa. La forma de la tuba varía. Diseñada en el siglo XIX con destino a las bandas militares, pronto se convirtió en un valioso miembro de la orquesta sinfónica, por su potente sonoridad. Al igual que la trompa, está provista de válvulas, que le permiten tocar cualquier nota, superando la limitación de los sonidos naturales.

La tuba

A petición del compositor Richard Wagner, a partir de 1870 comenzaron a construirse las tubas habitualmente empleadas en la orquesta sinfónica, llamadas desde entonces tubas wagnerianas.

Otros instrumentos de viento-metal
El bombardino fue inventado como el saxofón por Adolphe Sax, en 1843. Tiene la sección cónica, embocadura en cubeta y tubo provisto de pistones, replegado sobre sí mismo.

El bombardino

El bombardón pertenece a la familia del bombardino y sirve de contrabajo en las bandas de música.
La corneta pertenece igualmente a la familia de los bombardinos y consta de un largo tubo cónico de metal arrollado de distintas maneras que puede tener o no válvulas de pistón.

El figle

El figle está formado por un tubo cónico de metal doblado por la mitad y cuenta con llaves o pistones que abren y cierran el paso del aire. Tiene un sonido grave.
El fliscorno o bugle fue al principio una trompa de caza del siglo XVIII y más tarde se dio este nombre a la corneta de válvulas.