domingo, 25 de noviembre de 2012

Los instrumentos de percusión




Los instrumentos de percusión son aquellos que deben ser golpeados, agitados o frotados para producir su sonido. La forma y el material de la parte del instrumento que es golpeada y las características de su cavidad de resonancia, si la hay, determinan el sonido del instrumento.
La familia de la percusión se distingue por la enorme variedad de timbres que es capaz de producir, que suelen ser muy distintos entre sí aunque se trate de instrumentos incluso parecidos. Así, por ejemplo, cada variedad de tambor tiene un timbre diferenciado.
Los instrumentos de percusión suelen emplearse para marcar patrones rítmicos (caja, tambores, entre otros), aunque algunos de ellos también pueden emitir notas afinadas y tocar melodías, como los timbales, el xilófono, el vibráfono, etc.
Los instrumentos de percusión son, quizá, los instrumentos musicales más antiguos. El verdadero desarrollo de esta familia de instrumentos de la orquesta comienza a finales del siglo XVIII, al despertarse el interés por la música turca. Como consecuencia directa de esta situación se van a incorporar a la plantilla orquestal instrumentos como los platillos o el triángulo que complementan a tambores y timbales.
En el siglo XIX Chaikovsky, Saint-Saëns y otros músicos postrománticos personalizan el timbre de sus obras con la inclusión en ellas de nuevos instrumentos de percusión afinables, como el xilófono, la celesta o las campanas tubulares. En el siglo XX, Benjamin Britten y otros compositores reclaman mayor variedad aún de timbres y efectos especiales, para lo que se sirven del látigo, las carracas, y otros instrumentos parecidos.
En la actualidad la familia de la percusión es la más heterogénea de la orquesta. Aunque sus componentes sean bastante parecidos en cuanto a su manejo, su forma y sus propiedades su sonoridad cubre un abanico de posibilidades francamente amplio. Para estudiar los instrumentos de esta familia es conveniente distribuirlos en dos grandes grupos, según sean o no melódicos:


a) Instrumentos de percusión melódicos:
Son aquellos instrumentos que producen notas identificables. Es decir, aquellos cuya altura de sonido está determinada. Su sonido produce sensación de tono (por ejemplo: los timbales, el xilófono, las campanas tubulares, etc.)
b) Instrumentos de percusión no melódicos:
Aquellos cuyas notas no son identificables, es decir producen notas de una altura indeterminada. No producen tonos definidos, sino más bien ruido (por ejemplo: el bombo, los platillos, el tambor...).
Igualmente aunque no se utilizará esta división para la ubicación de los instrumentos por grupos podemos decir que desde el punto de vista estructural, es posible realizar la siguiente clasificación:
a) De membrana: tambor, timbal, bombo...
b) De placas: platillos, gong, crótalos...
c) De barras: xilófono, celesta...
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.