miércoles, 7 de noviembre de 2012

La trompa



La trompa es uno de los instrumentos musicales más antiguos, construido inicialmente a partir de cuernos de animales y, más tarde, de materiales metálicos También se conoce como “Corno Francés”, probablemente debido a su temprano desarrollo en Francia. El instrumento incorporó tonos en el siglo XVIII y válvulas a principios del siglo XIX. Tiene un bello sonido que puede ser dulce, sereno, poético, misterioso y hasta potente. Por ello antiguamente se empleaba para llamar a las armas, especialmente en las cacerías. El instrumento adoptó la forma circular que facilitaba su manejo al marchar o montar a caballo.
La trompa actual es un instrumento con un tubo de metalde unos 35 cm de diámetro, enrollado circularmente sobre sí mismo, con la boquilla y las palancas en la parte superior y un extremo muy acampanado o pabellón en la parte inferior. La parte central la ocupan tres o cuatro llaves para válvulas, generalmente giratorias, que se manejan con la mano izquierda. El instrumento suele construirse en latón y en ocasiones se platea o se niquela. También hay trompas de plata alemana, cobre y, con menos frecuencia, de plata.
El sonido se produce por la vibración de los labios del intérprete en el interior de la boquilla. Por acción de la presión del aire, éste se va refinando hasta llegar al pabellón donde se emite hacia el exterior.

Partes de la trompa

Cómo se toca la trompa
Una de las peculiaridades de este instrumento es que se introduce la mano derecha del ejecutante dentro de la campana del instrumento. La mano, por lo tanto, en la trompa hace la función de la sordina, ya que dependiendo de la posición de la misma variará el timbre y el tono del instrumento.
El instrumento se sujeta con la otra mano, a la vez que se accionan las válvulas que darán lugar a los diferentes tonos.
Historia de la trompa
La trompa, como la trompeta, surgió de una larga tradición de instrumentos de llamada que se remontan incluso más allá de las civilizaciones de Grecia y Roma. Su antepasado es el cuerno de un animal o bien la caracola de un crustáceo. La utilización musical del instrumento no comenzó, sin embargo, hasta finales del siglo XVII, después de que se asociara a la vida cortesana y a las cacerías reales a caballo. Las llamadas y fanfarrias de la trompa devinieron cada vez más musicales en las lujosas cacerías de las cortes francesas y el conde Franz Anton Sporck (1662-1738)  las transplantó a las cortes bohemias (austriacas) hacia 1681. Allí, debido a la riqueza de Sporck y a su amor por la caza y por la música, la Waldhorn o trompa del bosque se utilizó cada vez más en veladas musicales en recintos cerrados.
Alrededor de 1815, el uso de pistones (elementos que al ser pulsados suben y bajan dejando pasar así el aire) fue introducido, abriendo mucha más flexibilidad para tocar en diferentes tonos; de hecho se convirtió enteramente en un instrumento que usa completamente la escala cromática por primera vez.
El siglo XIX fue testigo de la invención de las válvulas y de su aplicación a la trompa.
A mediados del siglo XIX, la trompa de válvulas había dado ya muestras de su potencialidad y su valía y pasó a ocupar un lugar destacado en las obras de varios compositores, especialmente Wagner. Cuando los compositores posteriores, especialmente Richard Strauss, incorporaron al repertorio partes de trompa cada vez más exigentes, se consideró que la trompa en Fa/Sib, introducida pre Fritz Kruspe en 1898, constituía la mejor solución de compromiso a los problemas de tonalidad, tesitura, timbre y cromatismo.
La trompa es un instrumento solista destacado en las orquestas sinfónicas europeas y americanas, cada una de las cuales cuenta con una sección de trompas con cuatro o más intérpretes. También se utiliza en bandas y en conjuntos de música de cámara, como los quintetos de viento y de metal.

Audiciones y obras para trompa
Benjamin Britten: Serenata para tenor, trompa y cuerdas.
W. A. Mozart: Concierto para trompa nº 3, II mov.
C Debussy: El mar (Del alba al mediodía en el mar).
R. Wagner: Llamada del cuerno de Sigfrido.
M. Ravel: Pavana para una infanta difunta.
Michael Tippett: Sonata para cuatro trompas.
R. Strauss: Concierto nº 1 (op. 11).
S. Prokofiev: Pedro y el lobo (tres trompas), el lobo.
C. M. von Weber: El cazador furtivo (coro de cazadores).

 G. Mahler
Quinta Sinfonía
Solo obligado de trompa
Dale Clevenger, trompa
Orquesta Sinfónica de Chicago/Daniel Barenboim

P. I. Chaikovski
Quinta Sinfonía
Solo de trompa (Movimiento II)
Stephan Dohr, trompa
Berliner Philharmoniker/C. Abbado

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.